9 de mayo de 2013

Pastas de almendras



Almendras, azúcar, harina, vainilla,... Cuando metas estas pastas al horno creerás estar en una pastelería y cuando pruebes una, ya no podrás parar! 



He sacado esta receta del libro de repostería de la Thermomix. Yo no la tengo pero mi madre sí, la compró antes de que me independizara y creo que me despertó el gusanillo de la cocina que tenía dentro de mí, jejeje. Ahora que no la tengo, no la echo de menos, con mi amasadora voy que me paso! pero de lo que no prescindo es de las recetas de los libros de la Thermomix: son rectas probadas, con sabores que más o menos gustan a todos, suelen ser sencillas, se pueden adaptar para hacerlas a mano y puedes tener seguro que te va a salir un plato bien rico!!

Esta es mi amasadora, estoy muy contenta con ella ya que amasa, bate y monta, es espectacular! Y por menos de 60€!! 



Así pues, sin miedo de que la receta saliera mal y ayudada por mi inseparable amasadora, esta mañana he hecho estas pastas de té con forma de corazón!!


Pastas de almendras (para aprox. 60 unidades)

  • 200 gr de harina de repostería
  • 50 gr de  harina de maíz (maicena)
  • 100 gr de azúcar moreno
  • 50 gr de almendras molidas
  • 1 pellizco de sal
  • 1 huevo
  • 150 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla (opcional)
  • 1 huevo
Precalienta el horno a 180º C.

Mezcla todos los ingredientes y amasa hasta que quede una pasta homogénea. Puedes hacerlo a mano, con amasadora, con Thermomix o cualquier electrodoméstico que te permita mezclar.

Haz una bola con la masa, envuelve la en plástico film y deja reposar 15 minutos en la nevera.

Saca de la nevera y estira con un rodillo entre dos plásticos hasta conseguir un grosor de unos 7 mm. Vuelve a meterlo en la nevera 5 minutos más.

Corta las pastas con la forma que prefieras y colócalas en una bandeja de horno sobre papel de hornear dejando una separación de 1 cm mínimo entre ellas. Pintalas con huevo. 

Hornea a 180º C durante 15 minutos o hasta que estén ligeramente doradas.

Es recomendable que las dejes enfriar sobre una rejilla para que no se queden blandas. Esta de Kaiser está muy bien:




Puedes dejarlas así o decorarlas con glasa:


Glasa para decorar galletas
  • 1/2 taza* o 75 gr de azúcar glass
  • 2 cucharaditas de agua
  • 1 cucharadita de colorante rojo en polvo con sabor a fresa (yo he usado el de Dean Jacobs, el de la foto de la derecha)

*Si estás acostumbrado a leer recetas del otro lado del charco seguro que conoces esta medida: taza (o cup en inglés). Es muy cómodo ya que no tienes que usar el peso, simplemente usas el medidor de 1/4, 1/3, 1/2 o 1 cup según se indique en la receta. Puedes pinchar en la foto si te interesa el cacharrillo.

Para hacer la glasa, empieza mezclando el colorante con el azúcar glass. 

Echa el agua y bate con unas varillas, debe quedar una pasta de consistencia similar a la pasta de dientes. Puedes rectificar el espesor echando más agua o más azúcar sin problemas, pero poco a poco.

Introduce en una manga pastelera con una boquilla muy fina. Como no tenía una tan fina, he usado una manga desechable sin boquilla y le he cortado sólo un poco la punta.

Primero dibuja la silueta de la galleta con la glasa, luego rellena el interior de la silueta. Da unos golpecitos sobre la mesa para que se iguale y asiente la glasa.

Deja secar varias horas. 




Si quieres saber si la glasa está seca y las puedes guardar, lo mejor es que te comas una. Ve probando una cada hora (o dos para asegurarte) y para cuando estén secas, te quedarán la mitad, lo digo por experiencia jajaja.

Para conservarlas  guárdalas en una caja de lata o un recipiente hermético. No puedo asegurar cuantos días duran porque en mi casa estas pastas no pasan nunca del segundo día...

Un abrazo!!

Verónica

Follow my blog with Bloglovin


4 comentarios:

  1. Tienen muy buena pinta estas galletitas, con la glasa quedan muy monas...
    Por cierto, bien la amasadora Bosch que tienes? Yo estuve dudando hasta el último momento entra esa y la Bomann 362, que fue la que me cogí al final (por el tamaño del bol, básicamente), y también estoy contento.
    Saludos!

    Luis de Así cocinamos en casa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luis,

      Mi novio que fue quien me la regaló, se pasó días y días buscando información para decidirse y al final estaba entre esas dos también, pero cogió la Bosch porque en Amazon (donde la compró) tenía mejor nota y opiniones que la Bomann (aunque andan cerca) y porque esta es más compacta y se puede doblar. Yo estoy contentísima, tengo claro que si se me rompe me la compro de nuevo pero seguro que pensaría igual si tuviera la Bomann, jajaja. Estas máquinas son una pasada!

      Me alegro de que te haya gustado la receta de las galletas, si te animas a probarla me cuentas.

      Un saludo!

      Verónica

      Eliminar
  2. Hoy me he pasado por el súper, y me he traído unos botecitos de colorante... no vaya a ser que me decida a prepararlas y me falte algo, ja, ja... ¡qué gustazo, abrir una caja metálica y encontrarte con esa preciosidad de galletas en tu casa!

    ResponderEliminar
  3. Pues cuando las hagas, ya sabes, fotitos!! Que tu estás hecha una experta en la cocina y seguro que te quedan de revista.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Leer vuestros comentarios me hace muchísima ilusión, sin vosotros esto no tiene sentido así que estaré encantada de contestaros ;)