26 de septiembre de 2013

Tarta de cumpleaños de melocotones y nata



Esta estupenda tarta de melocotones en almíbar y nata es perfecta para cualquier cumpleaños. Ha gustado a mayores y pequeños y no es nada empalagosa ni pesada.

Me decidí a hacerla tomando como base la receta de mi madre de... ¡¡¡LA SUPER TARTA DE FRESAS!!!! Es la tarta que mi madre siempre ha hecho para mi cumpleaños y es la más rica del mundo, de verdad!! La hice en mayo para su cumple pero con los nervios de transportarla 30km olvidé hacer las fotos... Hicimos las fotos como pudimos en su casa, pero era ya de noche y convencieron nada... Pensé -esta tarta se merece unas fotos buenas de verdad-, así que la tengo pendiente para la primavera de 2014 con la nueva temporada de fresas. ¡prometido!.

Bueno, pues la receta de hoy es una variación de la tarta de fresas y la hice para el cumple de mi suegro -¡¡felicidades de nuevo suegro!!-, en realidad el único cambio es que el bizcocho no está aromatizado con limón esta vez y que en lugar de usar las fresas, obviamente he usado melocotones en almíbar caseros. Qué buenos, en serio, se tarda 20 minutos en hacerlos y están mil veces mejor que los de lata, a parte de ser más sanos.



Empiezo con la receta de los melocotones que, de verdad, merece la pena hacer en casa. Cuidado, no os los comáis antes de hacer la tarta porque corréis el riesgo de volver a tener que hacer más!!

Melocotones en almíbar (para aproximadamente 800 gr)

  • 800 gr de melocotones sin hueso y pelados
  • 150 gr de azúcar
  • 150 ml de agua
1. Hacemos un corte por la mitad del melocotón en vertical tocando el hueso. Cogemos una mitad con cada mano y giramos con cada mano en un sentido hasta que el hueso salga de una de las mitades. De la otra mitad la quitamos con la ayuda de un cuchillo. Ahora si, pelamos las mitades. Repetimos el proceso con todos los melocotones.

2. Echamos en un cazo el agua, el azúcar y los melocotones y llevamos a ebullición.

3. Bajamos el fuego a fuego bajo-medio, sin que deje de hervir y lo tenemos unos 10 minutos. Si pinchamos con un palillo o un tenedor y aun están duros, los dejamos cocer un poco más.

4. Echamos los melocotones en un bote con su almíbar y dejamos templar. Después lo metemos a la nevera hasta que los echemos en la tarta. No vamos a cocer el bote ni meterlo al horno para hacerlo en conserva pues no es necesario, vamos a usarlos todos para tarta.






Tarta de melocotones en almíbar y nata (para aproximadamente 12 personas)
  • 800 gr de melocotones con su almíbar
Para la nata montada:
  • 40 gr + 100 gr de azúcar 
  • 200 cl + 500 cl de nata para montar
Para el bizcocho de yogur -no es la típica receta de medidas de yogur-:
  • 1 yogur natural sin azúcar
  • 4 huevos
  • 240 gr de azúcar
  • 120 gr de aceite de oliva o girasol -yo usé de oliva-
  • 300 gr de harina
  • 1 sobre de levadura química o 4 cucharaditas
  • 1 pellizco de sal
  • mantequilla y harina para engrasar el molde

Bizcocho

1. Precalentamos el horno a 180º C

2. Engrasamos el molde con la mantequilla y espolvoreamos con harina, sacudimos la harina sobrante.

3. Batimos los huevos con el azúcar, el yogur y el aceite.

4. Mezclamos con la harina, la levadura y la sal.

5. Echamos en el molde y lo dejamos caer sobre la mesa para que la masa se distribuya bien y no se formen burbujas de aire en el bizcocho.

6. Horneamos a 180º C durante aproximadamente 30 minutos. Pinchamos con un palillo o un cuchillo para asegurarnos de que está bien hecho.

7. Dejamos enfriar.


Relleno y capa sujeta-migas

1. Echamos 200 centilitros de nata y 40 gramos de azúcar en un bol o recipiente donde vayamos a batir.

2. Batimos hasta que la nata se monte.

3. Separamos 3 cucharadas colmadas de nata montada.

4. Cortamos dos mitades de melocotón en trozos muy pequeños y lo mezclamos con la parte grande de nata montada.

5. Cortamos por la mitad el bizcocho horizontalmente.

6. Pintamos con el almíbar de los melocotones el primer piso del bizcocho.

7. Echamos la mezcla de nata y melocotones. Repartimos y alisamos bien por toda la superficie.

8. Ponemos el segundo piso de bizcocho encima.

9. Cubrimos toda la superficie de la tarta con la nata reservada. No importa que quede irregular y fea, es solo una capa para sujetar las migas del bizcocho e irá tapada.

10. Dejamos reposar durante al menos un par de horas en la nevera. Yo la dejé de un día para otro para que se tomara bien el relleno.


Montaje

1. Echamos en un recipiente los 500 centilitros de nata y 100 gramos de azúcar y la montamos.

2. Cubrir la superficie de la tarta con nata. Esta vez tratar de que quede lisito, sobre todo por arriba.

3. Cortar los melocotones en gajos finos excepto una de las mitades. 

4. Decoramos la parte de arriba disponiendo las laminas de melocotón en forma de círculo. Ponemos la mitad de melocotón sin trocear en el medio.

5. Echar la nata sobrante en una manga pastelera con una boquilla plana por un lado y rizada por el otro.

6. Decoramos de abajo a arriba con la parte de la boquilla rizada hacia fuera. Hacemos filas de nata hasta completar todo el lateral.

7. Cambiamos a una boquilla extra grande. Ponemos churritos en todo el borde superior de la tarta haciendo un círculo.


8. Para terminar, pincelamos con un poco de almíbar los melocotones.

9. Sobrará un poco de nata, podéis congelarla, comerla con fruta, hacer cupcakes con la excusa de no tirar la nata (qué remedio!!) o hacer el esfuerzo, comérosla cucharada a cucharada y aquí no ha pasado nada... 


Recomiendo hacerla de un día para otro para que el bizcocho se tome un poco más. Yo empecé dos días antes. El primer día hice el bizcocho, el relleno y la capa "sujetamigas", al día siguiente hice el montaje de toda la decoración y estuvo reposando así montada un día entero. En todo caso, empezar un día antes es suficiente y yo no la empezaría con más de dos días de antelación por la nata. La guardaremos siempre en la nevera y bien tapada. ¿A que queréis un poquito...?


Molde desmoldable de 26 cm: San Ignacio
Blonda de decoración: Aldi




¡¡Feliz jueves!! Ya tenemos el finde a la vuelta de la esquina de nuevo!

Un abrazo y gracias por estar al otro lado, comentar y leerme ;)

Verónica

9 de septiembre de 2013

Magdalenas clásicas de Amanda Laporte



Nada mejor que unas magdalenas "con tetita" -las magdalenas de toda la vida- para empezar el curso con fuerzas y muy buen pie. Esta es la receta de la cocinera Amanda Laporte.

Bueno, antes de nada, espero que pasarais un feliz verano y aprovecharais para recargar pilas y volver con fuerza. Para algunas personas septiembre es un mes deprimente, volver a las obligaciones, jornadas más largas, menos tiempo de ocio y pasar del plan "toalla y pisci" al no tan atractivo "manta y peli". Para mí es un mes de ilusiones por nuevos proyectos, puedes proponerte nuevos retos y empezar de cero, volver a la rutina -que después de un poco de descontrol también gusta- y disfrutar de esos últimos baños del año en la piscina más que de cualquier otro en todo el verano. 

No me enrollo más, jajaja, solo quiero animaros a que os propongáis nuevos retos, que no dejéis de aprender algo nuevo cada día y que os mantengáis ilusionado a pesar de la situación actual. Kaizen -mejora continua- es la clave para ser cada día mejor persona, superarse a uno mismo y ser más feliz. Os recomiendo este libro que me he leído este verano y está muy entretenido y chulo: "El monje que vendió su Ferrari", una narración muy amena y espiritual en la que encontrarás las claves para ser feliz y toda esta idea del kaizen.

Vamos con la receta, en la cual he reducido a la mitad las cantidades para no hacer tantas.




Magdalenas Clásicas (para 10 unidades)

  • 4 huevos L
  • 150 gr de azúcar
  • 200 gr de harina
  • 1 cucharadita de levadura química (tipo Royal)
  • la ralladura de 2 limones
  • 100 gr de mantequilla

1. Precalentamos el horno a 200ºC.

2. Batimos los huevos con el azúcar con unas varillas hasta que la mezcla blanquee. 

3. Añadimos la harina, la levadura, la ralladura de limón y mezclamos.

4. Derretimos la mantequilla en el microondas sin que llegue a quedar líquida.

5. Incorporamos la mantequilla y batimos.

6. Echamos la masa en los moldes de magdalenas y rellenamos hasta casi el borde.

7. Horneamos las magdalenas durante 15 minutos a 200ºC.

¡Espero que os gusten!

Robot Amasador: Bosch
Molde magdalenas: Fackelmann
Cápsulas magdalenas: Kaiser
Plato en forma de hoja: A Loja do Gato Preto

¡¡Feliz lunes!!

Verónica